jueves, 23 de diciembre de 2010

Universidad. Entrevista a Pilar González II

Pues aqui seguimos con la entrevista a Pilar González, candidata de la alianza PA-PSA por Sevilla. Esta segunda parte está centrada en preguntas con respecto a Andalucía y el aspecto personal de Pilar. Ahí va...

Como en 2008 volvéis a llevar listas conjuntas el PA con el PSA ¿Tenéis algun diferencia entre vosotros?

En lo ideológico ninguna por eso hemos decidido trabajar juntos. De hecho el PA en su origen fue PSA, por tanto el origen y la ideología es tan común que no hay apenas motivo de discrepancia y si puede haber algún aspecto estratégico en el que halla debate tenemos capacidad para alcanzar acuerdo por lo cual por eso hemos decidido trabajar juntos y está vez no tanto de manera coyuntural como para presentarnos a las elecciones sino de manera definitiva, enfocando en serio y con carácter definitivo la unidad del andalucismo con lo cual volvemos a trabajar juntos.

¿Por qué en Andalucía, los partidos nacionalistas no tienen tanta fuerza como en otras regiones como Cataluña, Canarias, Navarra, etc.?

Ay… esa es la pregunta del millón, porque si tuviera la respuesta, probablemente nuestra situación política e institucional sería enormemente diferente a la que tenemos en estos momentos que “atravesamos el desierto”. Creo que tiene que ver en origen con la escasa conciencia de pueblo que tiene el pueblo andaluz, primero por la extensión, segundo por la historia, tercero y fundamentalmente por el siglo XIX que tiene la responsabilidad de mucho de la Andalucía contemporánea, de esa Andalucía desarticulada, de esa Andalucía en gran medida empobrecida, sin cohesión entre el interior y la costa, los núcleos urbanos y los núcleos rurales; todo esto conlleva a una escasa conciencia de pueblo entre los andaluces que se han movilizado en la historia reciente, por ejemplo el 4 de diciembre de 1980, de manera muy puntual y ante un ataque como en aquel caso era el tema del agravio que se estaba estableciendo en la Constitución Española. Hay escasa conciencia de pueblo pero es que también desde las instituciones se han movilizando la escasa conciencia de pueblo que hubo en los años 70 durante la Transición; si te fijas en Andalucía sólo ha gobernado el Partido Socialista que es un partido centralista, un partido que diseña la constitución del 78 junto con la UCD y hace un diseño de un estado, que no es el estado de las autonomías, ya que ese estado se inventa a raíz del 4 de diciembre y el 28 de febrero. Lo previsto en esa constitución es el Estado de las comunidades y las regiones, artículo 2, que establece esa diferencia esencial, y las comunidades iban a ser aquellas regiones históricas que habían plebiscitado sus estatutos durante la República. Andalucía estaba previsto en septiembre del 36, el 18 de julio estalla la guerra por lo cual nunca llegó el momento de Andalucía. Recapitulando el gran ideólogo de esa constitución es el Partido Socialista que no cree en el pueblo andaluz, que no cree siquiera en Andalucía, que no cree ni en la autonomía andaluza y recientemente se demuestra con ejemplos: tema de Cajasur, tema de la caja única, tema de la deuda histórica, deslinde de Doñana, recorte de las energías renovables… son tantas cosas en las que el Partido Socialista demuestra que no cree en la autonomía andaluza que ha sido muy fácil desde la Junta de Andalucía desmovilizar esa conciencia andaluza que ya era escasa, como herencia del siglo XIX, pero si encima una vez que accedemos a la autonomía, con lo que cuesta, la administra quien no cree en la autonomía andaluza pues tiene muy fácil desmontar, con la cual las opciones nacionalistas lo tenemos bastante difícil. Pero yo siempre tengo que me resulta muy útil el ejemplo de Cataluña y País Vasco, pero ahí sí hay conciencia de pueblo previamente, sin embargo Canarias es un claro ejemplo que me reconforta porque no tienen conciencia de pueblo pero si partido nacionalista fuerte. Los dos diputados de Coalición Canaria en el Congreso de los diputados valen su peso en oro, porque consiguen con dos votos un montón de inversiones para su tierra, inversiones que seguramente son necesarias y no se derrocha, pero arrancan esas inversiones; pues no dejo de tener algún día la esperanza los andaluces se van a dar cuenta de eso y entonces espero que miren hacia el andalucismo y hacia el Partido Andalucista como esa herramienta útil.

De los tiempos de Rojas-Marcos y Uruñuela hasta ahora hemos visto que los andalucistas han un perdido un poco de fuste, aún así, ¿hay que tener esperanza con el futuro del partido?

Esperanza siempre, pero esperanza bien entendida. No vivimos en una nube, somos conscientes de que hay enormes dificultades y se me va acentuando la convicción de que en estos tiempos de globalización, la identidad es el único valor que se puede contraponer. Yo soy ciudadana del mundo, no tengo la menor duda, quiero para mí y para mis hijas que podamos llegar en igualdad de condiciones hasta donde nuestras capacidades nos permi
tan, pero tenemos raíces, tenemos identidad, ese concepto es el andalucismo en Andalucía y hay que apostar por ello. Yo creo que si que hay esperanza aunque también los ojos bien abiertos ante la situación en la que vivimos en este momento pero trabajamos porque pueda modificarse esa situación.

Poniendo como ejemplo las últimas declaraciones de Joan Puigcercós y Juan Soler. ¿Qué te parece el constante menosprecio y burla de la que los andaluces somos objeto?

Pues me parece algo, y aquí no voy a ser políticamente correcta, que me cabrea, que me indigna, que me dan ganas de responder a un tono muy parecido al de ellos, yo también puedo ser grosera. Lo que pasa que probablemente la cultura andaluza puede hacer estas cosas con más gracia que con la escasa gracia que ellos tienen que no tienen ninguna desde mi punto de vista. Esto me parece que demuestra un absoluto desprecio que creo que nace fundamentalmente de la ignorancia porque no puede ser de la mala intención, en definitiva nace del desconocimiento de una cultura que tenía leyes escritas en verso en laminas de oro cuando en otros sitios llevaban taparrabos luego sí hay alguien que pudiera presumir de algo somos nosotros, pero al margen de la “chulería” creo que merecemos un respeto que a
demás responsabilizo de faltar dicho respeto en su gran medida a los medios de comunicación centrales, a la imagen que hay de que los andaluces son siempre o la tata, o la manceba de la farmacia o el gracioso de la esquina del bar en vez de ser el ingeniero, el protagonista… esa imagen estereotipada de los andaluces chistosos me parece que es denigrante y que revela una ignorancia y una falta de respeto tal que habría que responder con mucha contundencia, como por ejemplo declarar personas non gratas, avergonzar, señalar públicamente a estos individuos o individuas como una pandilla de ignorantes que no son bien recibidos en esta tierra.

¿Consideras que la deuda histórica andaluza se ha saldado de forma correcta?

No, considero que la deuda histórica andaluza ha acabado convertida en un timo y me
entristece profundamente porque la deuda histórica tiene que mucho que ver con la dignidad de Andalucía. Es una reivindicación simbólica no sólo económica. El primer gobierno democrático de Andalucía tenía dos millones de analfabetos adultos y tenía diecisiete maestros para enseñarlos a leer y escribir para eso era la deuda histórica, para que hubiera más maestros para eliminar esos dos millones de analfabetos que había en nuestra tierra. Ese era el punto de partida, o sea, cuando en el Estatuto se habla de aquellas asignaciones efectivamente consignadas para Andalucía, ese era el punto de partida; se supone que la Junta de Andalucía tenía que garantizar el derecho universal y gratuito a la educación y no tenía nada más que diecisiete maestros para los adultos y por aquel entonces seríamos seis millones de andaluces. Había tal desfase entre el atraso histórico de Andalucía y los servicios que tenía que prestar el gobierno andaluz que hacía falta inversión, para eso era la deuda histórica, para pagar a maestros, para pagar a médicos, para hacer hospitales, era para educación, sanidad y vivienda principalmente. Que nos la paguen con suelos que además es nuestro, porque nos dan suelos de titularidad del Estado, es que yo me he creído el cuento de que las comunidades autónomas son Estado, luego el suelo es del Estado, es nuestro, me va a usted a pagar con lo que es mío y, ¿cómo le pago yo el salario a los maestros con el solar de la feria de Sevilla o los terrenos de la Expo o de El Toyo en Almería?, ¿cómo lo convierto en plazas hospitalarias, en residencias para mayores? Es un timo como se ha resuelto la deuda histórica he insisto en no sólo por el factor económico sino por el componente simbólico que tiene, no sólo por los andaluces que se quedaron sino por los que se fueron y contribuyeron a sacar adelante a Cataluña y al País Vasco porque el hecho de que la industria se erradicara en el norte fue una decisión franquista no fue una decisión andaluza. El hecho de que la gente tuviera que irse de Andalucía porque no tenía medio para vivir y se fueran a trabajar incluso a fuera de España para poder buscarse la vida no fue una decisión de los andaluces, luego de alguna manera había una deuda que saldar con el pueblo andaluz, he de aquí el valor simbólico. Así que en cualquier caso es un timo en lo económico, desde mi punto de vista no está resuelta y ya de lo simbólico ni hablamos…

¿Crees que la reforma del Estatuto de autonomía da a Andalucía lo que realmente merece, o se debe aspirar a más?

Sin ninguna duda se debe aspirar a más y lo vamos a ver. Nosotros lo defendimos con mucha firmeza cuando el debate del Estatuto de autonomía de Andalucía nos quedamos solos y perdimos. Pero lo vamos a ver ahora con Cataluña, con un gobierno de Co
nvergencia i Unió en la Generalitat con una mayoría tan abrumadora como la que tienen en el Parlamento van a plantear un concierto fiscal diferente. Cataluña no necesita más autonomía política pero sí quiere autonomía económica y la va a conseguir, la va a plantear un gobierno nacionalista. Cuando ellos hablan de otro concierto económico diferente de lo que están hablando es de conseguir un cupo como los que tienen vascos y navarros, de que ellos recauden los impuestos y luego se sienten a negociar con el Estado de tú a tú cuanto devuelven al Estado. Eso está escrito en el Estatuto de autonomía de Cataluña y en el Estatuto de autonomía de Andalucía no hay ninguna herramienta para poder evitar que eso ocurra. La enmienda que yo defendí con más ímpetu en el Congreso de los diputados en el debate del Estatuto, era una enmienda que se llamaba “el derecho a la convergencia”; hay un artículo en el Estatuto de Cataluña que dice literalmente “El estado garantizará que la aplicación de los mecanismos de nivelación no alterará la posición de Cataluña en el ranking de rentas per cápita de las comunidades autónomas (refuerza la ese del plural). Eso significa que pone la garantía del Estado y si el Estado garantiza que no se altera el ranking de las comunidades autónomas, en plural enfatizando la ese, Cataluña va a ser la cuarta para siempre y Andalucía la decimosexta para siempre. Por eso el Partido Andalucista llevaba una enmienda para el Estatuto de Andalucía que decía “El Estado garantizará que la aplicación de los mecanismos de nivelación podrá alterar la posición de Andalucía en el ranking de rentas per cápita de las comunidades autónomas” para neutralizar así lo que pone en el Estatuto de Cataluña. Defendí aquello hasta la extenuación, fue el momento más intenso de toda mi vida política y no se me olvidará jamás. En ese momento el Partido Socialista me dijo en tono “paternalista” que no me preocupara que para eso estaban ellos, para garantizar que Andalucía no iba a sufrir ninguna discriminación. El futuro político sigue una lógica y vamos a ver como Cataluña planteará un nuevo sistema económico y financiero para Cataluña diferente del resto de las comunidades autónomas y contra eso Andalucía está inerte, no tiene ninguna capacidad para poder neutralizarlo.

¿Qué piensas del "tranfugismo" que han hecho algunos políticos como Rosa Aguilar?

No me gusta. Verás en la vida se puede cambiar de opinión pero si tu tienes un compromiso con un partido político y a ti te han elegido para un cargo público dentro de la lista de un partido político, tu dejas ese puesto y honestamente te vas si has cambiado de opinión y eso es legítimo y ese es el uso de la libertad individual pero no haces ningún mal
a quien te ha hecho un bien. Entonces en el tema de transfugismo, que lo hemos sufrido nosotros mucho recientemente, creo que lo que había que hacer es legislar, no un pacto sino una ley, porque un pacto es una cosa de buena voluntad, una ley obliga y tiene consecuencias cuando no se cumple y creo que esto igual corresponde tanto al PSOE como al PP, al Congreso de los diputados y a una ley orgánica. Pero no lo hacen ninguno de los dos porque los dos se benefician y los dos sufren casos de “transfugismo” luego lo mejor sería que hubiera una ley, porque la ley nos trata a todos por igual, nos obliga a todos por igual y nos sanciona a todos por igual, luego nada de pactos, ley. Creo que sería la mejor vacuna contra el transfuguismo.











Pilar González no se mordió la lengua a la hora de mostrar su desaprobación en algunos temas.

¿Cómo llega Pilar González al mundo de la política?

Desde la universidad. Yo estudié historia en Sevilla y ya desde el año 80, donde la transición política ya estaba rodando, transición que no había llegado todavía a la universidad, la democracia no había llegado todavía a la universidad, que seguía siendo franquista. Entonces en aquel tiempo, que fue de bastante movida estudiantil, de movida universitaria, y es ahí en la Universidad de Sevilla en concreto en mi facultad surgen amigos, surgen compañeros, surgen compromisos, surgen batallitas, surge ese deseo de no dejar pasar la vida, sino intervenir de manera activa; eso es la política, es esa vocación que te nace de adentro para no quedarte de espectador sino para ser actor, entonces es en ese contexto universitario cuando montamos el CADUS, que ahora me da una pena ya que no fue ni sombra de lo que fue, o los primeros estatutos de la Universidad de Sevilla. Ahí es donde yo descubro que desde la política se pueden hacer cosas y me nace la vocación. Y luego si te refieres a cómo llego al andalucismo, al Partido andalucista… yo me hago militante andalucista un 4 de diciembre de 1995, hace quince años ya, y me hago andalucista, porque en ese momento trabajaba en una editorial de libros de texto, era la directora de ediciones y me encargaba sobre todo de los libros de Ciencias Sociales para Secundaria y Bachillerato; entonces explicando a los niños andaluces las cosas de Andalucía es cuando yo empiezo a leer a Blas Infante y a oír canciones de Carlos Cano y entre una cosa y otra es ahí donde doy el paso a hacerme militante andalucista.

¿No crees qué es curioso que una extremeña esté a la cabeza del Partido Andalucista?

Yo creo que es anecdótico y revelador. Anecdótico porque no deja de ser una anécdota pero revelador de lo grande que es el andalucismo, de lo universal que es el andalucismo, de lo integrador que es el andalucismo, de lo incluyente que es el andalucismo, que hace que una persona que no nace en Andalucía que sí elige Andalucía como su lugar en el mundo pues puede llegar a dirigir un partido nacionalista andaluz.

A pesar de sentirte andaluza y tener tu vida enraizada aquí, ¿mantienes vínculos con tu tierra natal?

Sin ninguna duda, es algo que no voy a renunciar en mi vida porque sería una malnacida, primero porque mi hermana sigue viviendo allí, mis padres ya fallecieron, pero mi hermana sigue ahí, mis primos también, mi familia y parte de mis amigos siguen viviendo en Extremadura, yo sigo yendo a Extremadura un par de veces al año a pasar unos días. Además el ir allí es como una liberación. Uno de los amigos de mi infancia es en este momento un escritor muy conocido y siempre que voy a Mérida y salgo a comer con él un día, es gratificante estar en un sitio donde al que conocen es a él y yo mientras me sentía como “la Reina del mambo”. Me parece una situación muy divertida y liberadora porque allí les da igual que yo sea la secretaria del Partido Andalucista, me ven como la persona que he sido siempre y vuelvo a ser en cuanto me quito la chaqueta de secretaria general del Partido Andalucista y vuelvo a ser una persona anónima. Así que no voy a dejar nunca de mantener mi parte, mi vinculación con Extremadura.

¿Qué le gusta hacer a Pilar González en su tiempo libre? ¿Qué aficiones tienes?

Cada vez tengo menos pero aficiones tengo una jartá. Me gusta y hacía mucho antes de meterme a fondo en la política es teatro. Montamos un grupo en la facultad y después en el colegio de mis hijas los padres montamos también otro grupo de teatro. Soy una actriz aficionada, me encana el teatro. También soy muy aficionada a la lectura y me gusta mucho la cocina. Me encanta cocinar los fines de semana es una cosa que me produce una sensación de relax y de entretenimiento fantástica. El cine es otra de las cosas que suelo hacer también con mucha frecuencia, con mucha asiduidad, eso es más o menos lo que puedo hacer ahora en el escaso tiempo libre pero lo que más me gusta es ese rato de expansión con una buena pandilla de gente, una buena botella de vino tinto y una tarde de conversación extraordinaria, ese es uno de mis placeres.

Pilar mójate, ¿simpatizante del Betis o simpatizante del Sevilla?

No me voy a mojar. Del Calavera. Me han dicho mis asesores que uno de los equipos de fútbol más antiguo de Sevilla es el Calavera que es de un barrio cerca de la Macarena, así que yo del Calavera. He visto jugar tanto al Sevilla como al Betis, he estado en los dos estadios, con las dos aficiones, tengo amigos de los dos colores y en ese caso yo… del Calavera.

Sin nada más que contar, me despido hasta la próxima entrada. Natxo

3 comentarios:

David dijo...

Nacho felicidades de verdad por tu entrevista pues sin duda es completa y mucho. No coincido en casi nada de cuanto se recoge en ella, pero las cosas cuando están bien hechas, bien están... es un partido al que yo no votaría si estuviese censado en Andalucía porque me gusta más una España cohesionada que esté más fuerte de cara al exterior y además, no quiero que las comunidades sigan aumentando el gasto. Tampoco quiero entrar en lo de las deudas de las comunidades, sea la andaluza o cualquier otra, porque no creo en ellas pues creo que España, también e incluso más a Andalucía, aporta más de lo que quita. Y quiero menos políticos y menos altos cargos y coches oficiales, cosa que los nacionalistas no van a hacer precisamente, lo vamos a ver ahora con CIU

David dijo...

bueno y se terminaba el espacio y me quedé con ganas de hablar: los nacionalistas saben hablar muy bien, en algunos casos pues ahí tenemos el discurso perpetrado por el tío de ERC en la campaña de Cataluña, pero saben hablar y ganarse los corazoncitos de la gente... pero sin programa creíble y con mucha demagogia. No seré yo quien defienda a PP y PSOE, pero que los partidos estos pequeñitos que se arriman al sol que más calienta en cada momento, no vengan a dar lecciones de sacrificio... salvo que sea el de que sacrifican todo lo posible el dinero de la clase media. Desde luego votar hoy día, es como echar la papeleta al cubo de la basura. Pero bueno... es Navidad y por ello felices fiestas a todos, feliz año 2011, y por qué no, también a los nacionalistas.... Un abrazo Nacho, te admiro!

Natxo dijo...

Me alegro de que te haya gustado la entrevista David. En cuanto al contenido de la entrevista he intentado transcribirla tal cual era la grabación para ser lo más fiel posible a las declaraciones de Pilar, por lo que si ya no estás de acuerdo con lo que defiende, yo ya no puede hacer nada xD

Y nada espero que pases un buen fin de año. Un abrazo!